viernes, 4 de abril de 2008

"...qué alegría vivir sintiéndose vivido...!"

La voz a tí debida...!




Ya la semana ha llegado a su fín...al menos eso parece cuando el viernes comienza a bostezar bajo una luna que crece en un cielo estrellado y frío. Mañana amanecerá y el pasto estará teñido de blanco, como si la escarcha lo hubiera rozado suavemente temiendo dañarlo.

El otoño avanza en las calles, inundándolo todo de sus colores rojos; algunas mariposas aún revolotean libres en las mañanas tibias y con fragancia a azahares...

Las miradas aún conservan el sol salado del verano pero comienzan a ganar la complicidad del invierno!

Me gusta el otoño... cómo también me gusta el verano, el invierno y la primavera!

Me llena de energías hacer lo que me gusta, sentirme querida...aprender cada día algo nuevo!

Me motiva el intentar mejorar mi mundo! el crear ideas nuevas! el poder comunicarme con mi mirada!

Me estimula el saber que las utopías aún se pueden cumplir...! Creer que los sueños son en parte manifestaciones de la realidad...! Sentir que muchas almas también anhelan alzar su voz...! Qué cada día surguen melodías y ritmos nuevos en los rasgueos de las guitarras...!

Pero quizá, lo que más me fascina es comprender que en algún lugar de este mundo hay alguien que calla mis mismos silencios! Qué habla con mi misma voz! Qué mira las mismas estrellas que miro hoy yo!

Por eso el poema que les quiero regalar hoy.

Yo no lo conocía ... es fruto del recuerdo de mi madre!

Aquí se los dejo ... con su brillo, con su fuerza, sus verdades y su sutileza!

Aquí se los dejo y que lo impulse el viento! Qué se envuelva entre las hojas y transite los colores, sonidos y aromas tan únicos como cada uno de ustedes...


La voz a ti debida...



Qué alegría, vivir

sintiéndose vivido.

Rendirse

a la gran certidumbre, oscuramente,

de que otro ser, fuera de mí, muy lejos,

me está viviendo.

Que cuando los espejos, los espías,

azogues, almas cortas, aseguran

que estoy aquí, yo, inmóvil,

con los ojos cerrados y los labios,

negándome al amor

de la luz, de la flor y de los nombres,

la verdad trasvisible es que camino

sin mis pasos, con otros,

allá lejos, y allí

estoy besando flores, luces, hablo.

Que hay otro ser por el que miro el mundo

porque me está queriendo con sus ojos.

Que hay otra voz con la que digo cosas

no sospechadas por mi gran silencio;

y es que también me quiere con su voz.

La vida —¡qué transporte ya!—, ignorancia

de lo que son mis actos, que ella hace,

en que ella vive, doble, suya y mía.

Y cuando ella me hable

de un cielo oscuro, de un paisaje blanco,

recordaré

estrellas que no vi, que ella miraba,

y nieve que nevaba allá en su cielo.

Con la extraña delicia de acordarse

de haber tocado lo que no toqué

sino con esas manos que no alcanzo

a coger con las mías, tan distantes.

Y todo enajenado podrá el cuerpo

descansar quieto, muerto ya. Morirse

en la alta confianza

de que este vivir mío no era sólo

mi vivir: era el nuestro. Y que me vive

otro ser por detrás de la no muerte.

Pedro Salinas, escritor español, escribió este poema en 1933.

Maravilloso, no? Realmente me ha cautivado Pedro Salinas! Una lástima no haberlo conocido antes...

Y a ustedes ... les gustó?

Nos veremos pronto ... bajo otras lunas ... entre otras estrellas!

Me despido...

datlitauy!

5 comentarios:

Guidaí dijo...

Simplemente hermoso!
Gracias por tu energía, por tu fuerza.
Un abrazo grande

Poéticamente Insurrecto dijo...

Bonito blog, con ideales que comparto... gracias por tu visita, bienvenida!

Mauro dijo...

Me recordó Hojas de Hierba. El sentir que otros sienten nuestras vivencias nos hermana, hace que nos reconozcamos en los otros.

Cariños.

Amor dijo...

salinas es de los mejores poetas de la historia

su cuerpo descansa frente al mar del viejo san juan

amor

*Mari* dijo...

hola sofi!! jeje me encanto el poema pero ms lo q escribiste vos... aunq ya nos tenes aostumbrados a esas palabras q aveces y a sta altura de nuestra amistad me siguen sorprendiendo! besotes loquilla!