sábado, 1 de marzo de 2008

"...la paz en un alma guatemalteca; una mujer latinoamericana...!"

"Rigoberta Menchú...!"




Hoy, hablando con mi familia sobre algunas de esas mujeres que podemos tomar como referentes, o al menos, a las que conocemos por su fecunda obra en pro de los derechos humanos, de la paz, de la libertad; llegamos hasta ésta increíble mujer guatemalteca.

Nuestro camino se detuvo en Rigoberta Menchú.

Sinceramente, y para ser franca, mi conocimiento sobre ella es practicamente nulo. Más allá de algunas cosas muy difundidas como su Premio Nobel de la Paz, no me he interiorizado mucho más en su obra, su vida, sus utopías...

Quizá, éste es el momento para hacerlo y quisiera invitarlos a recorrer junto a mí, la vida de Rigoberta, que ya me ha cautivado con su mirada...
Para comenzar, bajo la promesa de una recopilación de información más exhaustiva, intentaré construir una breve biografía de su vida para impregnarnos de sus vivencias, dolores y luchas.
No olvidaré mencionar la fuente de los que fueron extraídos los datos, con el objetivo de que los puedan leer en su totalidad.



Biografía de Rigoberta Menchú:

La Dra. Rigoberta Menchú Tum es una mujer indígena quiché, que se ha destacado por su liderazgo al frente de las luchas sociales en el ámbito nacional e internacional, trayectoria que fue reconocida en el año 1992 con el Premio Nobel de la Paz, siendo hasta el momento la persona más joven en recibir este reconocimiento.

Desde los diez años tuvo una intensa actividad religiosa, participando como mujer maya, como catequista en actividades de pastoral en su comunidad. Conoció las injusticias, la discriminación, el racismo y la explotación que mantienen en la pobreza extrema a miles de indígenas en Guatemala. La miseria la obligó a buscar sustento en la capital del país, para ayudar a sus padres y hermanos, pero fue en las comunidades indígenas donde aprendió a defenderse organizándose. Durante la violencia armada perdió a su padre don Vicente Menchú en la quema de la Embajada de España , a su madre doña Juana Tum, quien fue secuestrada- desaparecida, y a su hermano Víctor quien fue asesinado por el Ejército de Guatemala.

Desde muy joven se involucró en las luchas reivindicativas de los pueblos indígenas y campesinos lo que le valió persecución política y el exilio. En el año 1979 fue miembro fundadora del Comité de Unidad Campesina -CUC- y de la Representación Unitaria de la Oposición Guatemalteca -RUOG-, de la que formó parte de su dirección hasta 1992. En el año 1988 regresó a Guatemala y fue detenida. En esas circunstancias conoció a Nineth Montenegro, quien a través de la organización Grupo de Apoyo Mutuo -GAM- y la presión de miles de estudiantes universitarios le ayudó a que la liberaran.

Tuvo una participación activa en la ONU, asistiendo a las sesiones anuales de la Comisión de Derechos Humanos, a las sesiones de la Comisión de Prevención de las Discriminaciones y Protección de las Minorías y fue parte del grupo de trabajo sobre poblaciones indígenas.

La plataforma del Premio Nobel le permite continuar impulsando importantes iniciativas, tanto nacionales como internacionales, tal como la creación de la Iniciativa Indígena por la Paz. Fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la ONU para el Año Internacional de los Pueblos Indígenas, en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Viena, Austria; junio de 1993 y el año 1996 fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO.

Durante la lectura del premio, reivindicó los derechos históricos negados a los pueblos indígenas y denunció la persecución sufrida desde la llegada de los europeos al continente americano, momento en que concluyó una civilización plenamente desarrollada en todos los ámbitos del conocimiento; finalmente reflejó la necesidad de paz, desmilitarización y la justicia social en su país, Guatemala, así como el respeto por la naturaleza y la igualdad para las mujeres.

Rigoberta en la entrega del Premio Nobel de la Paz, 1992.

Junto con sus colaboradores más cercanos constituyeron la Fundación Vicente Menchú que posteriormente toma el nombre de Fundación Rigoberta Menchú Tum, de cuya institución es presidenta y a través de la cual ha apoyado a las poblaciones más necesitadas con proyectos de educación, productivos y de infraestructura.


La Dra. Menchú Tum ha sobresalido por su compromiso con la justicia impulsando a través de su Fundación diversos casos que buscan el acceso a la justicia para las víctimas del genocidio cometido en Guatemala, así como la defensa de las víctimas de discriminación y racismo.


Ha recibido decenas de reconocimientos nacionales e internacionales, entre los que destacan el premio de la UNESCO “Educación para la Paz “ en el año 1990, la condecoración "Legión de Honor en el máximo grado de Comandante", recibida de manos del presidente francés Jacques Chirac; 20 de junio de 1996 y el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en el año 1998.


Se ha hecho acreedora de más de 30 Doctorados Honoris Causa, en distintas universidad del mundo, incluyendo la Universidad de San Carlos de Guatemala, en el año 1996.


Rigoberta Menchú Tum tiene en su haber la publicación de varios libros, tales como "Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia", libro testimonial publicado en 1983, que ha sido traducido a más de doce idiomas y ha merecido decenas de reconocimientos internacionales, el libro “ La nieta de los Mayas” publicado en el año 1998 y en los últimos años ha publicado los libros para niños: “Li Mi'n, una niña de Chimel” y “El Vaso de Miel”.




Su compromiso con Guatemala le llevó a participar activamente en la firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala entre la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca -URNG- y el Gobierno de Guatemala y posteriormente acepta la invitación para constituirse como “Embajadora de Buena Voluntad de los Acuerdos de Paz”, puesto que desempeñó hasta este año 2007.


El 12 de Febrero de 2007 anunció que se postularía para la presidencia en las elecciones presidenciales de Guatemala del 2007. Su esperanza de ser electa y ser la primera mujer en ocupar el cargo en su país, la primera indígena en América Latina después del mexicano Benito Juárez y el actual presidente boliviano Evo Morales, y también de ser la tercera premio nóbel del mundo en ocupar la presidencia de una nación, después del Costarricense Oscar Arias y del israeli Shimon Peres, no se pudo hacer realidad. En las elecciones generales del 9 de septiembre de 2007 obtuvo el 2.7% de los votos.


Rigoberta Menchú Tum, casada, madre de un hijo, indígena maya quiché, es probablemente la guatemalteca más conocida internacionalmente.


Ahora que conocemos al menos un poquito de su historia, ya podemos ir comprendiendo sobre el tipo de mujer que estamos hablando. Una defensora incansable de la paz, los derechos humanos, la naturaleza y la solidaridad...


Los invito a que compartan sus opiniones, reflexiones, experiencias y ya muy pronto volveremos a hablar de éste corazón guatemalteco, de un alma libre y latinoamericana!


Nos vemos pronto...!


Visiten estos sitios...!

Un abrazo...!

datlitauy!

4 comentarios:

Verbo... dijo...

saludos y paz.

M.

Clara dijo...

Ya veo que admiras a las mujeres que luchan por la paz y los derechos de la mujer. Rigoberta Menchú es realmente digna de admirar.

Gracias por el comentario.

Un saludito

fiorella dijo...

Rigoberta Menchù,una mujer con una historia increìble,sobreviviente de una Guatemala donde el 75% de la poblaciòn es descendiente directa de las tribus indìgenas,principalmente mayas que han habitado ese territorio.Donde se practicò un genocidio y aùn hoy no se ha hecho justicia.Vengo del blog de Guidaì,me gustò tu casa.Un beso

chiqa felicidade buen trabajO :D dijo...

Soy maestra de español y me encanto tu blog yo tmb. tengo uno y te pondre en mis links suerte!! espero que más personas te pongan un comentario
excelente trabajo!!!
si fueses mi alumna tendrias un 10 todo el año :) bueno bye te cuidas te quiero mucho besos abrasos y muchos apapachos y recuerda amor y paz :D